غورنۍ

د لوګو کتاب ، نومبر نومبر 3

Hablamos de lo que esta pasando en la ciudad y recibimos Nariko Sakashita, una Hibakusha, una sobreviviente de la bomba nuclear de Hiroshima.

3 de noviembre – Inma es irresistible. Tiene muchos años de militancia pacifista detrás de ella y llegó en el Bamboo cargada de energía y sonrisas.

Planeamos la etapa de Barcelona y mientras tanto hablamos de lo que está pasando en la ciudad. La capital catalana está atravesada cada día por
manifestaciones: la condena a los líderes políticos independistas tuvo el efecto de polarizar y el choque político terminó en un callejón sin salida.

La sensación es que nadie sabe cómo salir de ella. Barcelona en este momento no es una, pero es dos ciudades: la de los catalanes mas tarde, y la de los turistas que fotografían con la misma curiosidad las manifestaciones y la Sagrada Familia.

Dos ciudades que se tocan pero no se rozan. Casi parece que para los turistas los eventos no son más que un espectáculo pintoresco.

Esto dice mucho sobre la habituación general al conflicto. No es así para los que viven en esta ciudad y sienten profundamente la laceración que esta oposición está causando.

Nos organizamos para dar la bienvenida en el barco Nariko Sakashita, una Hibakusha

Esto también se discute a bordo del Bamboo mientras nos organizamos para dar la bienvenida en el barco Nariko Sakashita, una Hibakusha, una sobreviviente de la bomba nuclear de Hiroshima.

Nariko llega a las dos de la tarde junto con Masumi, su intérprete. Esperamos una anciana y durante media hora deambulamos en busca de una escalera para subirlo a bordo.

Cuando llega, nos deja sin palabras: una señora de 77 años que se mueve con la agilidad de una niña. Se sube a bordo prácticamente sin ayuda.

Cuando la bomba explotó en Hiroshima, Nariko tenía dos años. Toda su vida estuvo marcada por la bomba atómica.

Nos sentamos en una plaza, alrededor de la mesa donde comemos y trabajamos. Hay silencio y espera.

Nariko comienza a hablar: “Arigato…”. Gracias, es su primera palabra. Nos da las gracias por la reunión y por escucharla.

Su voz es tranquila, la expresión es suave, no hay enojo en sus palabras, ero hay una determinación granítica: dar testimonio.

Los más mayores de la tripulación recuerdan los años de la Guerra Fría

Los más mayores de la tripulación recuerdan los años de la Guerra Fría, las largas marchas pacifistas contra las armas nucleares.

Los más jóvenes conocen poco, incluso la historia del final de la Segunda Guerra Mundial y las bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki es para ellos un acontecimiento lejano . Sin embargo, sólo han pasado siete décadas.

“Sólo tenía dos años cuando explotó la bomba. Recuerdo que mi madre está lavando ropa. Entonces algo me hizo volar”, dice Nariko.

Los otros recuerdos que tiene de ese día son los que ha reconstruido a lo largo de los años a través de las historias de su madre y otros miembros de la familia.

La familia de Nariko vivía a una quilómetro y medio del punto de impacto de la bomba. Su padre estaba en guerra en las Filipinas, y en Hiroshima vivían su madre y sus dos hijos pequeños, Nariko y su hermano.

La explosión los sorprendió en la casa: un destello, luego la oscuridad e inmediatamente después un viento violento que destruyó la casa.

Nariko y su hermano están heridos, la madre se desmaya y cuando recupera

Nariko y su hermano están heridos, la madre se desmaya y cuando recupera el conocimiento agarra a los niños y huye. Toda su vida llevará en su corazón la culpa de no haber ayudado a su prójimo que pidió ayuda enterrado bajo los escombros.

“Mi madre me habló de esa voz que pedía ayuda. No podía hacer nada por su amiga y vecina

Tuvo que salvar a sus hijos. Tuvo que elegir y esto la hizo sentir culpable toda su vida”, dice Nariko.

Con los niños, la mujer sale corriendo a la calle, sin saber adónde ir. El infierno está en las calles: gente muerta, pedazos de cuerpos destrozados, gente que camina inconscientemente con sus cuerpos en carne viva por las quemaduras.

Hace calor y todo el mundo tiene sed y corre hacia el río. Cadáveres de humanos y animales flotan en el agua.

Una lluvia negra comienza a caer, como pedazos de carbón. Es la lluvia radioactiva. Pero nadie lo sabe.

La madre pone a sus hijos bajo un dosel para protegerlos de lo que cae del cielo. Durante tres días la ciudad arde.

Los habitantes de Hiroshima creyeron que han fueron alcanzados por una poderosa bomba

Nadie sabe lo que está pasando, los habitantes de Hiroshima simplemente piensan que han sido alcanzados por una nueva y poderosa bomba.

Y es en este momento cuando los recuerdos de Nariko se vuelven directos: “Tenía doce años y, como todos los habitantes de Hiroshima, pensaba que era diferente.

Los sobrevivientes, afectados por la radiación, se enfermaron, nacieron niños malformados, hubo miseria, devastación, y fuimos discriminados porque otros nos consideraban fantasmas, diferentes. A los doce años decidí que nunca me casaría”.

No es fácil entender lo que experimentaron en Hiroshima después de la bomba.

Una cosa está clara: los habitantes no sabían nada sobre los efectos de la radiación y no entendían lo que estaba sucediendo; las enfermedades, las deformaciones no tenían explicación.

Y no fue por casualidad. Los historiadores han documentado una censura deliberada y radical de los efectos de la bomba atómica, una censura que duró al menos diez años.

No se debería haber sabido que esas dos bombas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki con la motivación de poner fin a la Segunda Guerra Mundial y convencer al Japón de que se rindiera tendrían efectos en las generaciones futuras.

La guerra para los pueblos de Hiroshima y Nagasaki aún no ha terminado.

Nariko sigue contando. Habla de cómo decidió ser testigo viva: “Mi madre no quería que hablara de ello. Ella temía que me marcaran y me discriminaran

Es mejor callarse y seguir adelante. Cuando conocí al que iba a ser mi marido, también de Hiroshima, algo cambió.

Mi suegro dijo que teníamos que contar, que teníamos que explicar al mundo nuestra experiencia para que no volviera a ocurrir. Así que decidí viajar
por el mundo y contarlo”.

Nos cuenta cuando conoció al hijo del piloto de Enola Gay, el bombardero que lanzó la bomba

Nos cuenta cuando estaba en una escuela en Estados Unidos y tuvo que lidiar con el escepticismo y la frialdad de unos chicos que no querían escuchar
sus palabras, y cuando conoció al hijo del piloto de Enola Gay, el bombardero que lanzó la bomba.

Han pasado casi dos horas y a pesar de la laboriosa traducción, del japonés al español y del español al italiano, no hubo momento de distracción.

Cuando ha llegado el momento de un descanso, uno de los tripulantes pregunta con delicadeza a Nariko:

“¿Quieres un té” Hay quienes no pueden contener un sollozo.

A bordo el Bamboo es todo un poco espartano, el agua para el té se suele hervir en la olla grande, la misma en la que cocemos la pasta, luego tiramos las bolsas y servimos todo con un cucharón en tazas sencillas.

Tenemos que admitir que nuestra ceremonia del té deja mucho que desear

Tenemos que admitir que nuestra ceremonia del té deja mucho que desear. Imaginemos lo que pensará nuestra invitada japonesa.

La escudriñamos esperando una reacción. Toma la taza, muestra una brillante sonrisa, inclina la cabeza y dice: Arigato.

Ahora está oscuro. Nariko y Masumi deben regresar. Nos abrazamos, nos encontraremos en el Peace Boat en 48 horas.

Poco después René, Inma, Magda y Pepe suben a bordo, la idea es tener un momento de reflexión juntos pero terminamos contándonos nuestras historias
mientras comemos las galletas que nos trajeron.

Y hagamos otro té. Es bueno estar en el Bamboo con nuevos amigos y es bueno pensar que hay una red de personas que han estado perseverando obstinadamente en su trabajo por el desarme nuclear durante años.

El nuevo desafío para el desarme nuclear es alcanzar las 50 ratificaciones del TPAN

“Éramos jóvenes cuando empezamos, ahora tenemos el pelo blanco. Hemos hecho tantas campañas, sufrido muchas derrotas y algunas victorias como la campaña internacional de ICAN para la abolición de las armas nucleares, Premio Nobel de la Paz 2017”, dice Inma

El nuevo desafío para el desarme nuclear es alcanzar las 50 ratificaciones del TPAN, el tratado internacional para la prohibición de las armas nucleares.

Este es el primer objetivo de la Marcha. A todos nos debería preocupar que haya 15.000 dispositivos nucleares en el mundo, de los cuales 2.000 están operativos y listos para ser utilizados en un minuto; en Europa hay 200 dispositivos nucleares, la mayoría de los cuales se encuentran en el Mediterráneo.

Sin embargo, el enfoque en la energía nuclear parece haber llegado al final de la lista de prioridades de los Estados y de la opinión pública, aunque, a diferencia de la pequeña Nariko y los japoneses de 1945, sabemos exactamente cuáles son las consecuencias de una bomba atómica: una guerra espantosa que se prolonga durante generaciones.

5 / 5 (د 1 بیاکتنه)

خپل نظر موږ ته ووایاست

معلومات
نور
د خبرتیاوو خبرتیا
شریک کړئ!